UN MERCADO DE LARGA TRADICIÓN

El Mercado de la Encarnación se ubica en Sevilla, en pleno centro de la ciudad, en la Plaza que lleva su mismo nombre, siendo el Mercado más antiguo de Sevilla, data de 1842, fecha en que se inaugura el antiguo Mercado de la Encarnación origen del actual que fue construido sobre el lugar donde se había ubicado un convento medieval conocido como Convento de la Encarnación.

Detalle de fuente y antiguo mercado de la EncarnaciónEl Mercado contaba con más de 400 cuarteladas, que era la forma de denominar a los hoy puestos, y en él se ofrecían toda clase de productos frescos, siendo considerado durante años como el Mercado Central de Sevilla, de donde se abastecía el resto de la ciudad.

Tenía una vida muy activa, e incluso puede afirmarse que se trataba de un lugar de encuentro social de los sevillanos, dada la amplitud del mismo y su ubicación.

Este mercado fue demolido en 1973 por presentar problemas estructurales, pasando los industriales, ya en el número de 90 a unas instalaciones provisionales frente al mercado actual. En estas instalaciones provisionales se pensó estar durante un periodo máximo de tres años, que sería el plazo estimado de construcción del nuevo mercado, pero por distintas circunstancias de índole urbanística, finalmente se convirtieron en 37 años de provisionalidad. Es singular de este mercado que muchos de los comerciantes originarios traspasaron sus puestos a sus hijos y luego estos a los suyos, siendo un mercado de larga tradición familiar, en el que se han mantenido no sólo los negocios, sino también el buen hacer del comerciante tradicional que ama su Mercado.

En 2004 el Excmo. Ayuntamiento de Sevilla decide intervenir activamente en la construcción del nuevo Mercado de la Encarnación, sacando el proyecto de reconstrucción de la plaza, como concurso de ideas internacional, del que resultó ganador el arquitecto alemán Jürgen Mayer, con un proyecto conocido como Metropol Parasol, que finalmente ha sido conocido como “las setas de la Encarnación”, por la forma de los paramentos que cubren toda la plaza.Fuente de la Encarnación con antiguo mercado al fondo

Construido el mercado, que hoy cuenta con de 2.200 m2, puestos en forma de isla, amplios pasillos, espacios de venta de 20m2, -no exento de polémicas y retrasos-, el mismo es inaugurado con sus instalaciones actuales, el 19 de diciembre de 2010, fecha en que se culmina el proyecto Parasol y termina la espera de los comerciantes, que ya son 39, pues el mercado se construye dimensionado a las necesidades del momento, y aunque mantiene toda la solera de los mercados tradicionales, gracias a contar con unas instalaciones modernas y al buen hacer de sus comerciantes, que de forma profesional han sabido conservar la tradición de antaño e incorporar la modernidad de hoy en día, poseen un Mercado de referencia y puntero dentro de la ciudad Sevilla.

Estamos, pues, ante un mercado de larga tradición, moderna construcción y nueva mentalidad, en la que sus 35 componentes -a través de la Asociación de comerciantes de la que todos forman parte- mantienen día a día, con la ilusión renovada de quién piensa en el futuro sin olvidar el pasado, el espíritu de

la plaza de abasto, en el que la calidad del producto y el trato personal, siguen siendo rasgos de identidad de sus comerciantes pero con la mirada puesta mucho más allá.

Ha sido la tradición, la clase, y la profesionalidad lo que ha hecho del mercado de la Encarnación el lugar que hoy podemos visitar, donde enclavado en un complejo arquitectónico singular, no sólo es un lugar de venta de productos frescos y de calidad, sino también un atractivo cultural y turístico dentro de la ciudad.

Entrada al Mercado de la Encarnación